Historia Jiu Jitsu Brasileño

El Jiu Jitsu Brasileño tiene sus raices en el Jiu jitsu Japonés, este a su vez nació en la India, y era practicado por monjes budistas; preocupados por la defensa personal, los monjes desarrollaron una técnica basada en los principios del equilibrio y el sistema de articulaciones del cuerpo sin el uso de fuerza o armas. Con la expansión del budismo el Jiu Jitsu pasó al Sudeste de Asia, a la China y finalmente llegó a Japón, donde se desarrollo y popularizó.
Al final del Siglo XIX, algunos maestros migraron de Japón para otros continentes, viviendo de la enseñanza del arte marcial y de las luchas que hacían. El Conde Koma, fue uno de ellos, después de viajar con su familia y luchando por varios países de Europa y América, llego al Brasil en 1915 y se quedó en Belem de pará el año siguiente, es así como el arte llega a Brasil con Mitsuyo Maeda, un diplomático japonés que conoce a Gastao Gracie Padre de Ocho hijos, entre ellos Carlos y Helio Gracie.

Fue así como Gastao se convirtió en un entusiasta del Jiu Jitsu y llevó a su hijo mayor, Carlos, para aprender del maestro japonés. Para el frágil joven de quince años de edad, Carlos Gracie, el Jiu Jitsu no solo se convirtió en un método para luchar, sino que este también le sirvió para la mejora personal. A los diecinueve años, Carlos se mudó a Río de Janeiro con su familia, donde comenzó a enseñar y a luchar. En sus viajes, no solo dió clases, también demostró la eficacia de la técnica, al derrotar a los oponentes que eran físicamente más fuertes. En 1925, volvió a Río y abrió la primera escuela, conocida como la "Academia de Gracie Jiu-Jitsu".
Desde entonces, Carlos comenzó a compartir sus conocimientos con sus hermanos, adaptar y perfeccionar las técnicas a las características, naturalmente, más débiles de su familia. Carlos también les enseñó su filosofía de vida y sus conceptos de la alimentación natural. Finalmente, Carlos se convirtió en un pionero en la creación de una dieta especial para los atletas, "la dieta Gracie", que transformó Jiu-Jitsu en sinónimo de salud.
Después de haber creado un sistema eficaz de defensa personal, Carlos Gracie vio en el arte, una manera de convertirse en un hombre más tolerante, respetuoso y seguro de sí mismo. Con el objetivo de probar la superioridad de Jiu Jitsu sobre otras artes marciales, Carlos desafió a los más grandes peleadores de su tiempo. También administró la carrera de luchadores de sus hermanos. Porque estos estaban luchando y derrotando a oponentes cincuenta o sesenta libras más pesados, gracias a esto los Gracies rápidamente obtuvieron reconocimiento y prestigio.

Atraídos por el nuevo mercado que se abrió alrededor de Jiu Jitsu, muchos practicantes japoneses llegaron a Río, pero ninguno fue capaz de establecer escuelas de tanto éxito como la Gracies. Esto se debió al hecho de que el estilo de los japoneses se centraba más en derribamientos y lanzamientos, y el Jiu Jitsu que los Gracies practicaban tenían técnicas de submisión y lucha de suelo más sofisticadas. Carlos y sus hermanos, cambiaron y adaptaron las técnicas de tal forma que se alteraron por completo los principios internacionales de Jiu Jitsu. Estas técnicas fueron un distintivo a Carlos y sus hermanos de tal forma que el nuevo deporte quedó atado a sus nacionalidades, y ahora es comúnmente conocido como "Brazilian Jiu Jitsu" o "Jiu Jitsu Brasileño", practicado por artistas marciales de todo el mundo, incluyendo Japón
Comments